James Rodríguez Ovacionado En El Santiago Bernabeu

“El Madrid siempre fue mi sueño”. Esas fueron las palabras de James Rodríguez cuando llegó y cuando se marchó. La búsqueda de más oportunidad en el terreno de juego  lo llevó defender el color rojo, con el Bayern Múnich, y dejar atrás al club de sus sueños.

Pero este martes, aun con esa camiseta, quiso demostrar que sigue queriendo al Santiago Bernabéu. James pisó el césped por todos lados, trató a sus excompañeros como auténticos rivales.

Con el partido 2-1 a favor del Madrid, James fue el conductor. A los 63  le pegó desde fuera del área a la pelota, que rebotó en Raphael Varane. El colombiano fue de nuevo por el balón, y por entre las piernas de Keylor Navas puso el 2-2.

Después de su tanto en señal de perdón y luego las manos juntas, porque en el corazón del hincha madridista hay un lugar tan grande como lo que significa el Real Madrid para James.

Y el amor es mutuo. Así se lo demostraron los seguidores merengues desde que pisó el campo hasta que al minuto 82, cuando el DT Jupp Heynckes, sacó del campo al colombiano en medio de una ovación atronadora.

Lo importante es que James encontró un lugar en el cual se siente importante de nuevo y está en un nivel alto para volver a jugar una Copa del Mundo; con sus buenos pases y liderazgo en la cancha fue una de las figura del Bayern en la serie. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *